Cryptaur, adalides aventajados del P2P

cryptaur

El intermediario es el enemigo. Hay que eliminarlo. Con este claro objetivo en mente, Dmitry Buriak encandiló a propios y extraños a mediados de 2017. En todo caso, la idea llevaba gestándose casi un año, y le quedaba otro para ver definitivamente la luz. Hoy es uno de los proyectos de comercio electrónico minorista basados en blockchain mejor valorados del ancho mundo.

Cryptaur es una idea simple pero sumamente efectiva. Una plataforma al viejo estilo P2P, o sea, entre usuarios considerados pares. Su filosofía encaja perfectamente con la tecnología blockchain, en su versión Ethereum: descentralización, escalabilidad, verificabilidad… y ninguna autoridad o intermediario de por medio. La idea es ofrecer recursos y servicios alojando el mayor número posible de dApps a través de un token propio (CPT).

cartel eliminando intermediarios

Eso a nivel técnico. En cuanto a “y esto, para qué vale…” pues para comprar y vender lo que tú quieras usando aplicaciones especializadas. De todo. Las grandes criptomonedas se pueden manejar en Cryptaur, su sistema de gestión de pagos parece estupendo (complementado con uno de gestión de disputas), e incluye un programa de incentivos para desarrolladores y participantes.

Uso sencillo y base social

¿Y qué ha hecho de Cryptaur (empezando por su exitosísima ICO) una de las plataformas a tener más en cuenta en el futuro? Dos cosas. La primera, su sencillísima interfaz. A estas alturas, todavía se requieren ciertos conocimientos técnicos para manejarse con soltura en este tipo de ecosistemas y plataformas. Cryptaur lo ha hecho tan fácil que casi cualquier tarugo, como servidor, puede utilizarla.

La segunda es el matiz altamente social de Cryptaur. La transparencia es la clave de las relaciones entre los miembros del ecosistema; el sistema de gestión de capital social es la piedra angular del asunto. La comunidad, unas 90.000 personas, tienen un peso enorme de promoción. Cerrojazo a la publicidad y los fake reviews, puerta abierta a la nueva era del boca a boca.

Cryptaur ya se está demostrando altamente funcional para los análisis sanitarios a domicilio (In Vitro Veritas), un gestor de estilo de vida (AgeHack), juegos online (X-Game) y hasta para gestionar ICOs (GoICO). Las perspectivas no podrían ser mejores para esta startup de raíces rusas pero asentada en Chipre. Si consiguen instalar la confianza y la transparencia como bases del comercio, habrán cambiado de verdad algo en el mundo.

Deja un comentario