Descubre los orígenes, sigue las huellas: Provenance

Seguro que has oído hablar mil veces del término “trazabilidad”. Por si acaso, te lo explicamos: es la posibilidad de seguir el rastro de la producción y transformación de un producto hasta su destino final. Hoy hablamos de este término porque es un ámbito donde la tecnología de las cadenas de bloques tiene mucho que aportar.

Se puede visualizar muy fácilmente. Imagina que estás ante, digamos, un paquete de café. Imagina que cada uno de los pasos que ha seguido ese café hasta llegar a tus manos hubiese sido certificado con una marca indeleble de autenticidad indudable. Quién, dónde y cuándo se plantó, se recogió, se almacenó, se transportó, se tostó, se molió, se transportó otra vez, se envasó, se almacenó de nuevo y se entregó.

El sencillo y elegante logo-sello de Provenance

Pues en eso consiste la aportación de Provenance, una compañía londinense que sabe que los consumidores finales se preocupan cada día más por el origen de lo que consumen, los procesos a que se ha sometido, su distribución y localización, así como cualquier otro dato acerca del mismo que haya podido modificar el producto. Que sea limpio y justo es importante.

Trazabilidad segura, fácil y barata

Hasta ahora era relativamente fácil marcar cada paso que daba un producto, aunque no lo era tanto transmitir de forma sencilla y segura esa información a la siguiente etapa; habitualmente se usan códigos electrónicos o la llamada codificación GS1-128; las cadenas de bloques vienen a revolucionar este sistema. Es lo que Provenance, basándose en las cadenas de bloques, ofrece a sus clientes.

Clientes que no sólo son los consumidores finales, o sea, tú y yo, sino también vendedores al por menor, almacenistas, productores, hosteleros, empresas de logística, de comercio justo, de certificación, organismos públicos… Todos aquellos a quienes interesa una mayor transparencia en las cadenas de suministros; los que no tienen nada que ocultar ni quieren que se les oculte.

Los criterios de descentralización, fuente abierta, timestamping y control entre pares, propios de las cadenas de bloques, son idóneos para certificar cada paso que da un producto desde su origen hasta llegar a nuestras manos. Provenance lo hace accesible a cualquiera a través de una aplicación para móviles. Te invitamos a consultar diferentes casos reales en su web.

Deja un comentario