El nuevo modelo de red social de Nuvo Cash

red social blockchain nuvo 1

Seguramente nos estemos anticipando un poco, pero qué diablos, así podremos decir que fuimos los primeros en decirlo: los días de gloria de Facebook, Twitter, Instagram y demás redes sociales “tradicionales” están llegando a su fin. De acuerdo, es una afirmación precipitada, pero en un par de años esta tendencia será más que evidente. Y si no, al tiempo.

¿Quiere eso decir que volveremos a un mundo sin redes sociales? ¡Claro que no! Quiere decir que conoceremos un mundo con unas redes sociales distintas. Unas redes sociales sin publicidad explícita o encubierta, libres de fake news y donde la participación y la colaboración se verán recompensadas. Redes sociales sin una autoridad central que censure o minimice las cuestiones que no le interesan. ¿No te lo crees?

señal de tráfico indicando redes sociales

Pues el caso es que esas nuevas redes sociales ya están aquí. En nuestro blog ya te hemos presentado el caso de Steemit, seguramente la más popular dentro de este nuevo modelo de redes sociales. Y ya te hemos hablado de otras plataformas periodísticas colaborativas basadas en la tecnología blockchain. Hoy abordamos el caso de una de las que más potencial parece tener. Se llama Nuvo y tiene en África su principal espacio de desarrollo.

Redes sociales a medida

Nuvo es una plataforma basada en una arquitectura blockchain abierta a cualquiera que quiera generar una comunidad a partir de esta base. Funciona de forma muy similar a otras redes sociales de la misma “familia”: los usuarios generan contenidos que los demás usuarios valoran, reproducen o comentan. La participación genera un valor añadido, que se tokeniza en forma de NUVO, la criptodivisa de la plataforma.

El modelo resulta ideal para poder desarrollar relaciones sociales online y sobre todo intercambiar noticias de forma completamente autónoma e independiente, sin ningún tipo de censura o control centralizado más allá del que puedan ejercer los propios miembros de la comunidad. No es de extrañar que su buque insignia sea Jamaa y África el continente donde mejores frutos se están recogiendo.

Técnicamente, esta blockchain se basa en DPoS (Delegated proof-of-stake) para establecer los méritos de cada usuario, que por lo demás dependerán de su nivel de implicación y participación. Cuanto mejor valore la comunidad el contenido creado por un usuario, mayor será su influencia (y su recompensa económica). Declaradamente meritocrática, la idea es generar y albergar comunidades con intereses afines de forma sencilla y segura. ¡Joróbate, Zuckerberg!

Deja un comentario