Empresa española lanza plataforma de votación electrónica basada en blockchain

gfi votacion blockchain 1

En estos días de elecciones y más elecciones en España, se impone echar una mirada crítica al sistema, al procedimiento de votación. Bien mirado, eso de desplazarse físicamente, hacer cola, coger un papelito, meterse en un cubículo, hacer cola otra vez y meter el papelito en una caja suena un poco arcaico. Por no hablar de lo de contar a mano…

La alternativa del voto electrónico lleva rondando nuestras vidas desde que internet vio la luz hace ya lo menos tres décadas. Claro que, viniendo como venimos de un mundo analógico, es difícil fiarse de lo digital, y con razón. Eso no quiere decir que el sistema “de toda la vida” no implique errores (cualquiera que haya estado en una mesa electoral puede corroborarlo).

manos alzadas de colores

El dilema parece haberse resuelto con la irrupción de la contabilidad distribuida (blockchain, DLT o llámese como se quiera), que parece hecha a medida para este tipo de cuestiones. De hecho, ya ha habido alguna que otra consulta electoral basada en un sistema blockchain, y hace poco nuestra compañera Mar Calvo reunió hace tiempo varias plataformas DLT de votación online.

Una plataforma basada en Hyperledger Fabric

La noticia apareció hace apenas unos días. Gfi es una exitosa empresa tecnológica española orientada a actividades de consultoría y servicios de asistencia e integración de software y sistemas tecnológicos para empresas. Entre las muchas soluciones que ofrecen para diversos sectores, llama la atención esta herramienta de e-voting implementada en colaboración con Oracle Blockchain Cloud (hablando de BaaS…).

La plataforma ofrece varios principios fundamentales para que cualquier tipo de votación pueda considerarse fiable: el anonimato de los participantes, la inmutabilidad de los resultados generados y la agilidad (y economía) del procedimiento. Un sistema de voto secreto, inmutable, rápido y barato, aplicable a cualquier consulta o toma de decisiones electoral (del ámbito público o privado), ¿quién da más?

La fiabilidad técnica de la plataforma parece garantizada. Pese a los buenos resultados de las pruebas y los experimentos electorales ya realizados aquí y allá, parece lejos el día en que todos podamos ejercer nuestro derecho al voto online, a través de nuestro teléfono, por ejemplo, de forma cómoda, rápida e igual de efectiva que la tradicional. No obstante, el futuro siempre llega antes de lo que nos imaginamos…

Como las quintas de la mili o las cabinas telefónicas, la figura del presidente de mesa electoral tiene los días contados.

Deja un comentario