De plástico a tela con ayuda de la tecnología blockchain

ropa-reciclada

Cada día se sacan del mar toneladas de plástico. La firma holandesa de telas ecológicas Waste2Wear utiliza parte de esos residuos para crear sus tejidos. Hace unas semanas lanzaba la primera colección de telas del mundo hecha de plásticos oceánicos que será completamente rastreable utilizando la tecnología blockchain.

Con este sistema han venido a satisfacer la demanda de todos esos clientes que querían conocer la trazabilidad de los materiales reciclados. Al contar con una cadena de suministros certificada, se allana el camino para que empresas textiles y marcas de moda contribuyan a la economía circular.

¿De dónde sacan el plástico?

Para fabricar sus tejidos oceánicos, Waste2Wear colabora con el gobierno local de Chongming (isla cercana a Shanghai) y el Narwhal Ocean Center. El plástico proviene de la recolección efectuada por antiguos pescadores locales. Actualmente se sacan más de tres toneladas de desechos semanales.

Blockchain para rastrear los materiales reciclados

Para lanzar su nueva colección de telas Ocean Plastic, Waste2Wear ha utilizado un sistema patentado que permite rastrear el origen de los materiales reciclados. Utilizando la tecnología blockchain, es capaz de documentar y registrar todas las etapas por las que pasa el plástico, desde que es sacado del agua, hasta que se convierte en una prenda textil lista para sacar a la venta.

Durante la pasada edición de la feria textil internacional Première Vision hubo una exposición de las prendas textiles confeccionadas con plástico reciclado.

No es la primera vez que hablamos de cómo la tecnología blockchain puede ayudar a reducir el plástico de los océanos. Recordamos que Plastic Bank ha promovido una iniciativa para fomentar el reciclaje de plásticos en los países en vías de desarrollo. Mediante un sistema basado en la tecnología blockchain, la población puede intercambiar el plástico recolectado por bienes y servicios, como atención sanitaria, enseñanza o aceite para cocinar.

Imagen: Facebook Waste2Wear

Deja un comentario