El blockchain llega a la industria del vino de la mano de My Story

El pasado mes de enero, la compañía noruega GNV DL (Det Norske Veritas and Germanischer Lloyd) anunciaba una alianza con VeChain para aumentar y asegurar los niveles de eficiencia de los procesos de la cadena de suministro, usando blockchain para obtener información de sus productos y proveedores.

Dos meses más tarde, durante la Global Food Safety Conference celebrada en Japón, revelaba la creación de My Story, una plataforma basada en la tecnología blockchain y diseñada para documentar el proceso de elaboración de un producto.

Un código QR en la etiqueta incluirá toda la información

Pues bien, los primeros en adoptar esta herramienta han sido cuatro bodegas de vino italianas (Michele Chiarlo, Ricci Curbastro, Ruffino y Torrevento). Para proporcionar a los consumidores toda la información relacionada con el proceso de elaboración, incluirán en las etiquetas de las botellas un código QR.

Al escanearlo, los clientes podrán conocer detalles como el método de recolección, la ubicación de cada viñedo, la acidez del terreno, la selección de las uvas, el proceso de prensado, la fermentación o el embotellamiento.

«My Story ilumina los productos y su cadena de suministro para el beneficio de los consumidores, que tendrán acceso instantáneo y en profundidad a características clave de productos tales como calidad, autenticidad, origen, ingredientes, consumo de agua y energía y más, todo verificado por DNV GL a lo largo de todo el proceso de transformación», asegura la empresa en su web.

De esta forma, tanto las marcas como los minoristas podrán aprovechar todos esos datos verificados para mejorar los diferentes aspectos de los productos, ya sean criterios económicos, de seguridad, de calidad, ambientales o éticos.

La idea es que My Story se amplíe progresivamente a otras categorías de productos en la industria de alimentos y bebidas, así como a otras industrias impulsadas por el consumidor.

Volpone también tiene la certificación blockchain

 

Este no es el primer caso del uso de la tecnología blockchain en la industria vitivinícola. Otro vino con la certificación blockchain es Volpone, también italiano. Todas las intervenciones en el viñedo, que tiene 5.500 cepas, están marcadas. Así, se puede conocer desde los fertilizantes hasta la poda, los tratamientos fitosanitarios y la cosecha.

Para lograr esta blockchain, la consultora Ernst & Young (EY) se asoció con EzLab, una startup italiana de soluciones tecnológicas en el sector agrícola. Esta cuenta con dos plataformas:

1. AgriOpenData, que utiliza el Internet de las Cosas y los contratos inteligentes para la recolección de datos en el origen, incluyendo los métodos de cultivo.
2. AgriChain una cadena de bloques basada en Ethereum donde se registra toda la información.

Deja un comentario