¿Qué es un monedero o cartera virtual?

Para almacenar toda ciptomoneda se necesita de una clave privada a la cual se asocia una cantidad determinada de dicha moneda. Pues bien, para este tipo de almacenaje se usa un software o dispositivo específico al que llamamos monedero o cartera (wallet).

Este monedero te permite almacenar y operar con esas monedas de manera que se pueda transferir a otras personas, recibir de otras personas o almacenarlas.

¿Cómo funcionan?

Para poder operar con una cartera necesitas crear una clave privada, esta es tu identificación dentro de la blockchain, en la cuál se grabará cuantas monedas tienes asociadas a esa clave. Esta clave nunca se hace pública y debe ser guardada con seguridad y respaldo.

Para poder recibir estas monedas se crea una clave pública a partir de la clave privada, esta clave pública se usará como una dirección a la cual otra persona podrá enviarte monedas sin tener que descubrir tu clave privada.

Este sistema es un método criptográfico y se le llama «Criptografía asimétrica«

Pues bien, un monedero se encarga de realizar estas operaciones anteriores además de proporcionarte los medios para poder operar con las monedas que tienes a tu disposición hacia otras carteras de otros usuarios.

¿Diferencias entre carteras «calientes» y «frías»?

Según la manera que una cartera opera se la considerará más segura o menos siendo las carteras calientes (hot wallets) las más inseguras y las carteras frías (cold wallets) las más seguras. Normalmente cuanto más seguras son más difícil operar con ellas pero son más seguras frente a ataques o robos.

Hablamos de carteras calientes de aquellas que están conectadas a Internet, en el momento en el que una cartera se conecta a Internet se expone a ataques de todo tipo. Mientras que hablamos de carteras «frías a aquellas que se manejan de forma  offline, son más seguras pero suponen un problema de operabilidad y se desaconsejan en casos en los que se les da un uso frecuente.

¿Que tipos de carteras existen?

Existen distintos tipos de carteras que se diferencian en como gestionan esas claves privadas principalmente. Según nuestras necesidades y conocimientos se deberán elegir un tipo de carteras u otras.

  1. Carteras por hardware: carteras que son gestionadas por dispositivos que han sido fabricados para esta función. Son muy seguras y no están conectadas a internet salvo para operar con ellas lo que les confiere un extra de seguridad. Operar con ellas suele ser más costoso y requieren de un desembolso inicial para su compra.
  2. Carteras físicas o de papel: este tipo de carteras no funcionan con ningún tipo de software instalado. Se gestiona solo apuntando los datos de clave pública y privada de forma manual, de tal manera que nosotros mismos somos totalmente responsables de donde se guardan y como se protegen esas claves. Es uno de los métodos más seguros al no ser ningún tipo de dispositivo conectado. No es sencillo operar con ellas y solo están pensadas para almacenamiento a medio-largo plazo y para usuarios avanzados.
  3. Carteras de escritorio: este tipo de carteras funcionan mediante un software que se instala en un equipo informático en el cual se alojan las claves privadas. Se puede operar directamente sobre el software que requiere de conexión online. Son la plataforma más usada y suelen ser fáciles de usar.
  4. Carteras móviles: este tipo de carteras son muy parecidas a las carteras de escritorio solo que este tipo de carteras el dispositivo informático es un dispositivo móvil al cuál se le instala el software que la gestiona. Suelen ser fáciles de usar.
  5. Carteras online: son carteras que se gestionan desde alguna plataforma de terceros. Estas plataformas son las que conservan la dirección privada y tienen control sobre ella. Te permiten operar desde sus plataformas y están siempre conectadas. Son las más sencillas de usar y las más recomendadas para un usuario inexperto aunque también es el método más inseguro puesto que al estar permanentemente conectadas tienen siempre el riesgo de poder ser hackeadas.

 

Dentro de cada tipo de carteras existen muchas características que las hacen mas aptas o menos dependiendo del uso que se le pueda dar.  También hay que tener en cuenta ciertas precauciones:

  • Las carteras online pueden llevar a confusión puesto que suelen contar con software para administrarlas desde un teléfono móvil por ejemplo. Esto no quiere decir que pertenezca a las carteras móviles puesto que la clave privada la seguirá alojándose en un servidor de terceros.
  • En el caso de una cartera no online tenemos que tener muy claro que somos responsables de nuestra clave privada, si esta se pierde se pierde toda posibilidad de recuperar la moneda asociada.
  • Hay empresas que pueden proporcionar un sistema dual. Nosotros tenemos acceso a las claves privadas al igual que ellos.

 

 

 

Deja un comentario