Rai, el antepasado del bitcoin labrado en piedra

piedra rai

¿Creías que las criptomonedas eran un invento reciente? Pues todo parece indicar que, hace más de dos siglos, ya se utilizaban piedras con un sistema monetario similar al bitcoin.

Según un estudio publicado por arqueólogos de la Universidad de Oregón del que se han hecho eco diversos medios de comunicación, estas piedras gigantes recibían el nombre de “Rai”.

En su día, fueron utilizadas por una antigua comunidad ubicada en la parte occidental de Micronesia. Al parecer, los habitantes de la isla de Yap navegaban unas 250 millas de distancia para llegar al archipiélago de Palaos y extraer sus famosos discos de piedra caliza (llamados Rai o Fei).

Posteriormente, los transportaban para utilizarlos como medio de pago en las diferentes transacciones. Después, se exhibían públicamente.

La escasez de la piedra caliza y la dificultad para conseguir ese “dinero de piedra”, hicieron que las Rai se volviesen muy valiosas.

Propiedad sin posesión física

Debido a su tamaño, fragilidad y peso (las hay de hasta 4 toneladas), una vez que eran colocadas en un lugar específico no solían volver a moverse. Por tanto, podía ocurrir que su propietario no las tuviera encima físicamente. ¿Te resulta familiar?

Cuando la propiedad cambiaba de manos, el registro se hacía de forma oral sin necesidad de mover físicamente dicha piedra. Se establecía así una relación económica que podía mantenerse, intercambiarse y rectificarse “de forma precisa e ininterrumpida”.

Precisamente, estos libros de contabilidad orales compartidos entre la comunidad y consolidados a través de redes sociales son otra de las analogías entre Rai y las criptomonedas. Aunque las Rai no eran monedas en sentido estricto, la investigación da a entender que pudieron haber servido de inspiración para la creación no solo del bitcoin, sino de todo el concepto blockchain.

Libro mayor, nodos, mineros…

En el caso de las Rai, el libro mayor sería el registro oral y los nodos, los habitantes de Yap.

Incluso el proceso de creación es parecido. La oferta de las Rai era limitada. Estaba supeditada a los viajes marítimos y a la negociación con los habitantes de Palau. El bitcoin, como bien sabes, tampoco se pueden crear así como así.

Falta hablar de los mineros, pero llegado a este punto la similitud está clara. Los de bitcoin acuñan nuevas unidades mediante recursos informáticos. Los isleños, con la energía empleada por la mano de obra necesaria para hacer la travesía, tallar nuevos discos y llevarlos a casa.

¿Qué pasa con la recompensa? Para los mineros yapenses podía llegar en forma de rai, al igual que los del bitcoin reciben el pago en esta criptomoneda.

Evidentemente, las diferencias también son notables. Para empezar, mientras que los propietarios de bitcoin gozan de anonimato, los de rai sí que eran conocidos. Además, todos los bitcoins son idénticos y pueden fraccionarse en hasta 1 satoshi (o 0,00000001 BTC). Sin embargo, los discos de piedra eran de diferentes tamaños y pesos y no podían dividirse.

Deja un comentario