Gibraltar, ¿criptoparaíso fiscal?

Gibraltar criptoparaíso fiscal

Fuera de los círculos financieros y políticos más cándidos o hipócritas del Reino Unido nadie se lleva a engaño acerca de la política económica de Gibraltar, esa anacrónica rareza en los confines del sur de Europa: su carácter de paraíso fiscal es difícilmente disimulable. Ahora apuesta por seguir en su línea abriendo las puertas del paraíso al jugoso mercado de las criptodivisas.

Los líderes gibraltareños habrán pensado que hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Si el Brexit pone oscuros nubarrones en el horizonte del Peñón, el floreciente mercado de las criptodivisas supone un soplo de aire fresco; no es que la principal actividad económica de la colonia británica, el lavado de dinero negro, estuviera de capa caída, pero quién dice que no a un dulce. Y el bitcoin y familia son tan, tan dulces…

Vista aérea de Gibraltar

El boom que ha conocido el mercado especulativo de criptodivisas en los últimos dos años ya ha levantado las sospechas de muchos organismos y autoridades de control por todo el mundo, siempre alertas ante prácticas cuando menos sospechosas. Son muchos los que han querido aprovechar vacíos legales para saltarse unas cuantas barreras. Para muestra, un botón; o dos. Algunos de ellos buscan ahora refugio para sus intereses.

Frenazo provocado por la depresión del mercado de las criptodivisas

Lo bueno de Gibraltar es que no hay barreras, como quien dice. Unos impuestos testimoniales la han convertido en sede de 30000 empresas (una por habitante). Llevan al menos un par de años preparando el camino para convertir the Rock en un polo puntero en el ámbito Fintech y del desarrollo de la investigación sobre blockchain. De nuevo, una excusa para cándidos e hipócritas.

En realidad, Gibraltar apostaba por atraer diversas empresas de brokerage y compraventa de criptodivisa a su paraíso de impuestos livianos y llevarse una parte de la enorme tajada en juego. No obstante, pintan bastos. Recientemente, CFE Ltd (la filial de Coinfloor en Gibraltar) anunciaba un importante frenazo. Esta misma semana es First Digital Asset quien suelta lastre en forma de despido masivo.

Contrariamente a la tendencia de la tecnología blockchain, en continuo desarrollo y florecimiento, el universo de las criptodivisas titubea. El mercado no acompaña, el fantasma de la criptoburbuja parece más real que nunca y los tiburones del criptoparqué recogen trapo para capear el temporal. Establecerse en un paraíso fiscal parece ahora el último de sus objetivos. Además, hay tanta competencia… Pobre Gibraltar…

Deja un comentario