GlobalSign y blockchain, condenados a entenderse

Si algo tienen de magnífico las cadenas de bloques es que eliminan la necesidad de intermediarios en cualquier transacción (los sustituyen, más bien, por un enjambre de testigos-notarios). Las compañías que generaban las garantías anteriores a esta tecnología tuvieron, por fuerza, que adaptarse a los nuevos tiempos. Es el caso de GlobalSign, que se ha puesto al día de forma brillante.

Globalsign es, para quien no la conozca, una autoridad de certificación (CA) acreditada por WebTrust que emite certificados digitales SSL. Utilísimos para hacer de internet un lugar fiable para las transacciones, estos certificados están en proceso de reinvención debido a la irrupción de la tecnología blockchain en el escenario de la criptografía cibernética.

Así, desde finales de 2016, GlobalSign comenzó a dar señales inequívocas de reorientación. Coincidió con un grave problema con los protocolos HTTPS que la empresa tuvo que afrontar ese mismo mes y que dejó en evidencia las debilidades de los certificados SSL/TLS y los problemas inherentes de PKI (Infraestructura de Clave Pública), como reconocieron sus propios responsables.

Blockchain es el nuevo horizonte para GlobalSign

Lejos de venirse abajo, la compañía se reinventa y mete la cabeza con decisión en el mundo de la certificación en los smartphones y el IoT (o IoE, internet de todas las cosas –everything-, como lo denominan en su web). En agosto de 2017 y en compañía de beame.io anunciaron la creación de un nuevo producto de identificación y acceso para el IoT.

Casi sin intervalo, en octubre de 2017, advirtieron de la puesta en marcha de otro proyecto basado en blockchain, en este caso un KYC (know your client) para la validación de operaciones bancarias. Aún sin renunciar a las bases de su negocio, el rumbo futuro de la compañía parece claro: abrazar esta nueva tecnología tan prometedora, y no perder en el proceso su posición privilegiada.

Bien mirado, el salto a las cadenas de bloques y la contabilidad distribuida era el paso lógico para las autoridades de certificación del internet anterior a la irrupción de las blockchain. GlobalSign nunca renunció a ser una empresa puntera en su sector, y no hay razón para hacerlo ahora, cuando se barrunta un verdadero boom en cuanto a la certificación de identidades se refiere. Desde aquí les deseamos toda la suerte del mundo.

Deja un comentario