6 sistemas electorales que usan el potencial de la blockchain

polys blockchain

Pucherazos, fraudes, manipulación de las personas más vulnerables… La sombra de acciones fraudulentas ha sobrevolado sobre muchas elecciones celebradas a lo largo de la historia. Aún hoy, en pleno siglo XXI, dejamos el futuro de un país en manos del lápiz y el papel o de unas cajas en las que se depositan papeletas físicas.

Incluso los sistemas electorales electrónicos pueden ser vulnerados. La solución está en la tecnología blockchain. Son varios los sistemas electorales que utilizan como base la cadena de bloques, lo que los convierte en seguros, transparentes y confiables. A continuación listaremos algunos de los más conocidos.

Agora 

Se trata de una plataforma derivada del Instituto Federal de Tecnología de Suiza, en Lausana. Es un ecosistema de votación basado en blockchain que permite a cualquier persona votar en línea desde un dispositivo digital de una manera totalmente segura, fácil y segura. Agora realizó la primera prueba durante las elecciones presidenciales de Sierra Leona, celebradas en marzo de 2018.

Coinstack

agora technology
Fuente: Agora

Desarrollada por la empresa Blocko.io en el año 2016, funciona en la blockchain de Bitcoin y es compatible con los contratos inteligentes de Ethereum.

Fue usada por la provincia surcoreana de Gyeonggi-do para elegir proyectos comunitarios. De esta forma, se evitó que la agencia gubernamental o terceros tomaran parte en el proceso electoral.

Voatz

Su historia comienza en 2015, tras ganar en SXSW HACKATHON. Tres años después, concretamente en marzo de 2018, el Senado de Virginia Occidental utilizó esta herramienta para que pudiesen votar el personal militar destacado en el extranjero y otros estadounidenses autorizados que vivían fuera de Estados Unidos. Los votantes solo requirieron de una identificación válida y un dispositivo móvil con sistema operativo Android o iOS.

Esta plataforma de votaciones combina la blockchain con la tecnología biométrica para autenticar la identidad del votante. De momento solo está disponible mediante solicitud en su página.

Bobak

En este caso hablamos de un sistema de votaciones descentralizadas “multijurisdiccional”. Esto quiere decir que está desarrollada para que puedan tener acceso votantes situados en diferentes países del mundo. La iniciativa partió de la startup británica Monax. Al igual que Voatz, está construida en el set de aplicaciones de The Hyperledger Project, específicamente con Fabric.

Monax y su plataforma Bobak están basados en la red de contratos inteligentes de Ethereum. Para garantizar la seguridad de los votos, estos se alojarán en los servidores que la empresa tiene en los Alpes Suizos.

Polys

Fue una de las primeras plataformas en aplicar la contabilidad distribuida a los sufragios. Basada en los contratos inteligentes de Ethereum, su lanzamiento se produjo en noviembre de 2017. Ha sido creada por la incubadora Kapersky Lab.

Para asegurarse de que cada voto sea anónimo, realiza los cálculos de las votaciones encriptados. Es principalmente gratuita (algunas acciones son de pago) y modificable.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo funciona Polys.

Secure Vote 

En marzo se cumplirán dos años del lanzamiento de este sistema de votación basado en la blockchain de Bitcoin. Sus padres son Nathan Spataro y Max Kaye, desarrolladores de la startup australiana XO.1.

Esta plataforma de votación blockchain está disponible para smartphones o máquinas de votación conectadas a la red. Secure vote fue probada con una prueba de estrés, que consistió en una votación masiva de 1.500 millones de votos verificados en la cadena de bloques.

¿Qué países apuestan por el ‘e-voting’?

Aparte de las pruebas llevadas a cabo en los lugares que hemos indicado, es imporante añadir que hay países que están dando paso para que el voto electrónico blockhain sea una realidad. Suiza, por ejemplo, pretende que dos tercios de los cantones adopten esta forma de votación antes de finalizar el 2019. De hecho, ya se están haciendo pruebas en ciudades como Zug, donde los ciudadanos pueden votar sobre cuestiones del día a día mediante un formulario online.

También Japón pretende tirar de la cadena de bloques para sus elecciones y votaciones. Tal y como explicaba nuestro compañero Victor Zamorano en este interesante post, dicho sistema ya fue probado el pasado mes de agosto en la ciudad de Tsukuba, conocida por ser un importante centro de investigación del país.

Y hace unos días, el Bangkok Post informaba de que el Centro Nacional de Tecnología Electrónica e Informática (NECTEC) de Tailandia había desarrollado tecnología de cadenas de bloques para el voto electrónico.

Deja un comentario