Blockchain ahorra 31.000 millones al sector de la alimentación

blockchain alimentos

31.000 millones de dólares en los próximos 4 años. Eso es lo que podrá ahorrarse la industria de la alimentación si se combina la tecnología blockchain con dispositivos IoT. Según un estudio de Juniper Research, el fraude de alimentos a nivel mundial se reduciría drásticamente con el simple hecho de utilizar sensores para poder trazar toda la cadena de suministros. Los primeros resultados ya podrían empezar a notarse en 2021.

La investigación, que se titula “Blockchain: oportunidades verticales clave, tendencias y desafíos 2019-2030”, concluye que los costes se reducirían al utilizar sensores y rastreadores de IoT. Con ello, la cadena de suministro podría racionalizarse, mientras que el cumplimiento de las normas sería más fácil y el proceso de retirada de alimentos se realizaría de forma más eficiente.

Blockchain + IoT: cada uno, su papel

La tecnología blockchain y las soluciones IoT pueden funcionar muy bien de forma conjunta. Mientras que la primera ofrece una plataforma inmutable en la que almacenar y proteger los datos, la Internet de las Cosas ofrece dispositivos capaces de seguir la ubicación de los productos y monitorizar datos como la temperatura o la humedad.

Desde los agricultores hasta los consumidores, pasando por los minoristas, se verían beneficiados con la asociación cadena de bloques/IoT. Los costes se reducirían, los riesgos sería menores y la cadena de suministro ganaría en transparencia. El ejemplo lo tenemos en las plataformas de IBM Food Trust y Watson, en Track and Trace y Leonardo (SAP) o en Track and Trace de Oracle.

“Hoy, la transparencia y la eficiencia en la cadena de suministro de alimentos están limitadas por datos opacos que obligan a cada empresa a confiar en intermediarios y registros en papel. Blockchain y el IoT proporcionan una plataforma inmutable y compartida para todos los actores de la cadena de suministro para rastrear y rastrear activos; ahorrando tiempo, recursos y reduciendo el fraude», ha declarado en este sentido el autor de la investigación, el doctor Morgane Kimmich.

De Carrefour a Walmart

Esta no es la primera vez que hablamos de la aplicación de la cadena de bloques en la alimentación. Sabemos que Carrefour ya cuenta con un importante listado de productos (pollo, queso, puré instantáneo, tomates, naranjas, huevos o leche, entre otros) cuyo origen puede rastrearse mediante un código QR.

En Estados Unidos, Walmart también ha implantado un sistema similar en sus frutas.

Deja un comentario